viernes, 24 de febrero de 2017

Servicio a Dios

El servicio a Dios es uno de los privilegios más hermosos, una manera muy bonita de expresarle nuestro amor y nuestra gratitud.
Servir debe ser una decisión voluntaria, no se debe obligar a nadie para que tome esa decisión, pues la persona que no quiere hacerlo quizá sea porque aún no se siente preparado, o no ha tenido la confirmación de donde Dios lo quiere colocar, o puede que no tenga tiempo, en fin, muchas cosas....
servicio cristianoPero es un tema muy importante que no debemos dejar pasar por alto. Jesús, a pesar de ser el Hijo de Dios, a pesar de su condición de Rey y Salvador, con todo lo que es, vino al mundo a servir; predicó la palabra, sanó enfermos, liberó cautivos, es más, hasta lavó los pies a sus discípulos; Él se quitó su manto..., imagina esta escena,... sus discípulos no andaban con zapatos cerrados, ni mucho menos finos, ni usaban medias ni nada, y aún así, Jesús con toda su suciedad se los lavó. ¨Se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en una vasija y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y a enjuagarlos con la toalla con que estaba ceñido.¨ Juan 13:4-5 (Reina-Valera 1960).
Nunca es tarde para servir, ni tampoco importa tu condición para que puedas hacerlo. Debes sacar tiempo para Dios, ¿no crees que Él lo merece después de cada latigazo que recibió su Hijo por nosotros, y por las bendiciones que nos regala a diario?
Muchos no queremos quitarnos el manto, no queremos dejar la comodidad, pero ser hijo de Dios no es solamente sentarse en la iglesia a pedir bendiciones y esperar a que todo llegue, o... ¿qué crees que vas a hacer cuando llegues al cielo?, ¿estar sentando mirando a lo lejos, disfrutando de todas las maravillas sin hacer nada? Cuando estés allí también vas a servir, ya sea adorando, alabando, cantando, y si no te preparas desde ahora, ¿cómo te vas a presentar ante Dios? Es como si aspiraras a un título universitario para ejercer una carrera profesional y resulta que no te has preparado, que no has estudiado para ello.

Mis Designios Sobre Vosotros

«Yo conozco mis designios sobre vosotros.
Son designios de bienestar, no de desgracia, pues os ofrezco un futuro y una esperanza» (Jeremías 29:11 LPH).
«Mis Designios Sobre Vosotros»Nuestro vehículo serpenteaba por la carretera, oscurecida por la niebla, la lluvia y un barro tan abundante que temía que íbamos a quedar atascados. ¿Por qué había venido a esta remota parte de Papúa Nueva Guinea a compartir la Palabra de Dios? Había perdido el rumbo de mi vida en los dos últimos años. Una crisis sufrida después del divorcio me había llevado a perder la fe y la esperanza en que Dios tenía buenos planes para mí. No obstante, cuando me pidieron venir a estas remotas y peligrosas tierras, Dios renovó mi fe en sus promesas.

Ahora me encontraba viajando por zonas en las que no se había construido ninguna carretera nueva en treinta años. Muchas personas no se habían aventurado a ir a esos pueblos por falta de medios de transporte. Sonreí al oír los gritos de «white merri» (mujer blanca) cuando la gente entrevió mi cara por la ventanilla. Yo sabía que Dios me había traído aquí por algún motivo. La primera noche dormí en el suelo de una habitación apenas lo bastante grande para que cupiera yo, mi bolsa de viaje y la cama. Hice la cena en la cocina portátil, donde se preparaba la comida directamente encima del fuego.

Engendrados por Dios

“Porque aunque tengáis diez mil maestros en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os engendré por medio del evangelio” (1 Corintios 4:15)

Resultado de imagen de ENGENDRADOS POR DIOS        La Biblia menciona a dos grandes mujeres, Elizabeth y María, que dieron a luz a dos hombres de Dios: uno de ellos sería engendrado directamente por el Espíritu Santo (Mateo 1:20-21).
·        Jesús es nuestro Salvador, y nos dice que debemos nacer de nuevo, es decir, ser engendrados por el Espíritu Santo en el bautismo para el perdón de los pecados (Juan 3:3-6; Hechos 2:38).
·        Es necesario que las personas tengan un nuevo nacimiento y así sean engendrados por el Espíritu Santo (Juan 1:12 -13; Hechos 2:41; Gálatas 3:26-27).

I.     Las Escrituras enseñan qué significa ser engendrado según la carne y según el Espíritu.
A.   La Concordancia STRONG dice que la palabra “engendrar” significa: “procrear  (propio del padre y por extensión de la madre). Engendrar (dar a luz), concebir y en sentido figurado (regenerar), esto es nacer de nuevo”.
B.   Los hijos de la promesa y los hijos de la carne (Gálatas 4:21-31).
1.     ABRAHAM engendró dos hijos (verso 22).
a.     El primero fue Ismael que nació de la esclava  Agar; esto es según la carne (verso 23).
b.    El segundo nació por  la promesa que Dios le dio a Abraham; esto significa que fue engendrado por el Espíritu Santo (Génesis 15:1-4; 18:10-14; 21:1-2; Gálatas 4:23, 29).
1) Los que nacen según la carne, aunque la ley de Moisés fue eliminada, siguen esclavos de esa ley porque no tienen la ley del Espíritu Santo (Gálatas 4:21, 23; Romanos 8:2).
2)  Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios, y por eso, al no ser guiados por el Espíritu de Dios no pueden ser hijos de ÉL (Romanos 8:5-14).
2.  Muchas personas han nacido genéticamente, lo que es de la carne, pero no han sido engendrados por Dios (Juan 3:6).
a.     Estos son los que viven conforme a la carne y no conforme al Espíritu (Romanos 8:1,5, Gálatas 5:16,24-25).

La obediencia

Te he escrito confiando en tu obediencia, sabiendo que harás aun más de lo que te digo… Filemón 1:21

Resultado de imagen de la obediencia a diosLa obediencia es una virtud necesaria en cada hijo de Dios, es el cumplir con un mandato o con un precepto, es una virtud o un principio de la conducta correcta, por lo que la excelencia de la obediencia consiste en que por ella se está seguro de cumplir la voluntad de Dios. La obediencia nos permite ser todo lo que Dios diseñó para que nosotros fuéramos…La biblia dice en Lucas 2:46-50 “Y aconteció que tres días después le hallaron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, oyéndoles y preguntándoles, y todos los que le oían, se maravillaban de su inteligencia y de sus respuestas. Cuando lo vieron, se sorprendieron; y le dijo su madre: Hijo, ¿por qué nos has hecho así? He aquí, tu padre y yo te hemos buscado con angustia, entonces él les dijo: ¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar? Mas ellos no entendieron las palabras que les habló, y descendió con ellos, y volvió a Nazaret, y estaba sujeto a ellos, y su madre guardaba todas estas cosas en su corazón”. Es interesante que Jesús, siendo el Hijo de Dios con todo poder y gloria, se sujeta a sus padres terrenales; dice el versículo 51 “que estaba sujeto a ellos”, y si estaba sujeto era porque estaba siendo obediente, porque nadie que no sea obediente se sujeta…Es incoherente que haya cristianos que digan: “Dios me llamó…por lo que yo no me sujeto a hombres”, ¿será que ellos son de más grado que Jesús? Veamos 6 definiciones sobre la obediencia:

LA OBEDIENCIA SE PRACTICA

“¿por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que yo digo? Lucas 6:46”

Nunca se aprenderá a hacer lo que no se practica, y si decimos que Jesucristo es nuestro Señor, debemos estar dispuestos a someternos en obediencia a su total voluntad, porque la mejor manera de agradar a Dios será cuando actuemos en obediencia a Él. Por lo tanto, si queremos alcanzar la bendición de lo alto debemos poner en práctica la obediencia a lo que dice Dios.

LA OBEDIENCIA SE VIVE

“el fin de todo el discurso oído es éste: teme a Dios y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre” y Juan, 14:15 dice “si me amáis guardad mis mandamientos”.

Obedecer a Dios nos permite vivir en paz, y tomados de su mano podremos caminar en paz y comunión con Él, pero ¡ojo! desobedecerle es pecado, y el pecado nos aleja del Señor. Porque Dios es nuestro Padre, y Él sabe lo que es mejor para nosotros, Él nos guía, nos protege, nos habla al corazón y nos indica cómo vivir bajo su cuidado; Él nos muestra cómo debemos caminar.