jueves, 7 de marzo de 2019

Archívalos y sigue avanzando

El oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará. Proverbios 15;31
Recuerdo un sabio consejo que una vez me dio un amigo que era locutor de radio. Al principio de su carrera, mientras luchaba por saber cómo manejar tanto las críticas como los elogios, sintió que Dios lo instaba a archivar ambas cosas. ¿Cuál es la esencia de lo que aprendió? Aprender lo que se pueda de la crítica y aceptar los elogios. Luego, archivar ambas cosas y seguir avanzando humildemente en la gracia y el poder de Dios.
Las críticas y los elogios despiertan en nosotros emociones intensas que, si no se controlan, pueden llevarnos a detestarnos o a aumentar nuestro ego. En Proverbios 15;30-31 leemos sobre los beneficios del estímulo y del consejo sabio: «la buena nueva conforta los huesos, y el oído que escucha las amonestaciones de la vida, entre los sabios morará
El que tiene en poco la disciplina, menosprecia su alma; mas el que escucha la corrección tiene entendimiento» (15:32).
Si somos el blanco de una reprimenda, decidamos que eso nos sirva de ayuda. Si somos bendecidos con palabras de elogio, que nos sintamos renovados y llenos de agradecimiento. A medida que caminamos humildemente con Dios, Él puede ayudarnos a aprender de las críticas y los elogios, a archivarlos y seguir avanzando en su amor.
Señor, ayúdame a crecer y mejorar mediante las críticas y los elogios.
Aprende de los elogios y de las críticas; luego, archívalos y sigue avanzando.

Antes bien, dé gracias a Dios - Gracias, Señor

Antes bien, dé gracias a Dios
Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. Romanos 12:18
Resultado de imagen de Antes bien, dé gracias a DiosEn aquel entonces, apenas me había convertido, me era casi imposible vivir en paz con la gente. La mayoría de las veces que abría mi boca era para decir algo desagradable. Constantemente hería a las personas allegadas a mí y, a decir verdad, les hablaba con más brusquedad que a los demás. Criticaba tanto a Gloria por la manera en que conducía que ella decidió no conducir cuando yo estaba con ella. Mis hijos empezaron a evitarme porque siempre estaba criticándolos. No quería ser tan insensible, pero no podía hacer otra cosa. Me dominaba el hábito de hablar groseramente y no sabía cómo despojarme de él.
Pero un día leí lo que dice Efesios 5:4: “Tampoco digáis palabras deshonestas, ni necedades, ni groserías que no convienen, sino antes bien acciones de gracias. Cuando leí esto, me di cuenta de que necesitaba reemplazar las palabras que solía decir con palabras de acción de gracias, y eso solucionaría mi problema. Después de todo, no podía hablar ásperamente y darle gracias a Dios al mismo tiempo, ni podía criticar a los que me rodeaban si tenía una actitud de agradecimiento hacia Dios.
Decidí de inmediato poner este principio en práctica. Un día, entré precipitadamente al dormitorio de mi hijo para regañarlo severamente por algo que había hecho, cuando de pronto, reconocí mi manera vieja de reaccionar. Me detuve y pensé: “La Palabra dice que esta clase de comportamiento está fuera de lugar, así que voy a detenerme y dar gracias a Dios”. Después de pasar unos minutos alabando y agradeciendo al Señor, no me sentía tan enojado como antes.
Si usted tiene la costumbre de hablar con brusquedad, empiece a despojarse de ese mal hábito. Cuando alguien le contradiga en el trabajo, en el colegio o en cualquier otro lugar y se sienta tentado a responder con palabras fuertes, ¡deténgase! Tómese unos momentos para agradecer y alabar a Dios. Una vez que empiece a pensar en la bondad de Dios, verá que esas palabras ásperas perderán su importancia.
En vez de usar su lengua para destruir a la gente, disciplínela para decir alabanzas a Dios, y entonces se le hará más fácil vivir en paz con los demás.

Dios está hablando

Hebreos 1:1-2 “Dios, que muchas veces y de varias maneras habló a nuestros antepasados en otras épocas por medio de los profetas, en estos días finales nos ha hablado por medio de su Hijo. A éste lo designó heredero de todo, y por medio de él hizo el universo.” (NVI)
En la antigüedad Dios usó a personas como Abraham, (Dios le dijo: sal de tu tierra), Moisés (le habló en una zarza), Elías (lo comisionó) Eliseo (sucesor de Elías, al que preparó Dios), Josué (lo preparó) y otros profetas para trasmitir un mensaje al pueblo.
En aquellos días de gran oscuridad, Dios trasmitió mensajes por medio de hombres “con pasiones semejantes a las nuestras” (Santiago 5:17), y estos hombres respondieron a Su llamado. Actualmente, nos hemos echo a la idea de que Dios solo habló a aquellos grandes hombres, y que desde entonces ha estado en silencio; pero la realidad es que Dios sigue hablando y dándose a conocer, bien por medio de mensajes cristianos, por sus profetas actuales y/o mediante su Hijo Jesucristo, a quien dio toda potestad y en quien ninguno de nosotros será salvo a menos que creamos en Él, (Juan 3:16Hechos 4:12).
¿Por qué la insistencia de Dios en seguir hablando a este mundo? ¿No ha hablado Dios ya mucho desde Génesis a Apocalipsis? ¿Por qué todavía Dios sigue trasmitiendo mensajes a este mundo por medio de hombres? La razón es porque "no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan” (2 Pedro 3:9).
No existe tal interés en alguien como el de nuestro Dios por este mundo infiel; tanto que deberíamos preguntarnos Salmo 8:4: “¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta?” (NVI).
Resultado de imagen de Dios está hablando
¿Quien es usted y yo para que un Dios maravilloso nos tenga en cuenta? Absolutamente “NADIE”, y entonces nos preguntamos cómo ha estado Dios enviando información a este mundo en estos tiempos donde la tecnología, los barrios, los afanes, y otras cadenas han apresado a esta tierra. ¿Cómo? Dios ha usado muchos medios para enviar su mensaje a las personas y pueblos de este mundo, y una de las formas en que lo ha echo es:
1. Por medio de su creación
¿Cree usted que Dios nos envía mensajes a través de lo creado? Mire a su alrededor, y pregúntese ¿Dios me envía mensajes a través de lo ya creado? Rotundamente “SÍ”. Aunque parezca difícil de creer para algunos, Dios ha estado enviando mensajes por medio de la creación (solo fíjese en las catástrofes que han ocurrido en menos de 5 años en el mundo entero, terremotos terribles, grandes inundaciones, huracanes devastadores, ¿cree usted que no son señales?
A los que nunca han creído en la existencia de un Dios que habla a través de los mensajes cristianos, y en un Cristo resucitado; y para aquellos que la muerte de Jesús es una historia más y que carece de algún significado, vienen a ser como simples tumbas abandonadas. Están sin esperanza, ese día quedarán en el olvido.
Vemos en noticias las grandes calamidades que están pasando a nivel mundial, y las personas siguen creyendo que son solo desastres sobrenaturales. Mateo 24:7-8 “Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.”
A pesar de las teorías de  ciertos teólogos y científicos ateos que niegan hasta la muerte a Dios, Él sigue y seguirá enviando mensajes a través de su creación, hasta que este mundo reconozca de una vez por todas quién es Dios. Hay dos maneras:
  • (1) 2 Crónicas 7:14 “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.”  (RVR 1960).
  • (2) Juan 3:36 “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios permanece sobre él.” (LBLA)
Cada amo pagará con su moneda. El mismo Dios que hizo el cielo y la tierra también la juzgará. Muchos dicen que si Dios es amor; pues la verdad es que es amor, pero también es fuego consumidor (Hebreos 12:29).
Otra manera en que Dios está enviando su mensaje es: