domingo, 26 de febrero de 2012

La vida cristiana no es un evento , es un proceso.


Ese proceso conlleva etapas que nos permiten considerar cuanto hemos crecido en nuestra relación con Dios.
Cuatro etapas de crecimiento están descritas en Mateo 26:26.
Dios primero nos toma, luego nos bendice, despues nos parte y luego nos comparte.
video


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada